Revistas Gays: mundo misceláneo







Por el mundo circulan tantas revistas de cocina, como de Lesbianas y gays, en general.
Más allá de las recetas de tortillas, estas revistas tienen una razón común: la diversidad dentro de la diversidad.

Ya no se busca una representación global donde todas las lesbianas del mundo sean identificadas bajo un mismo concepto.
Dentro de la misma homodiversidad, existe una diferenciación natural entre gay y gay.

Una muestra de esa especificación, son las miles de nuevas revistas homosexuales que aparecen cada año, y Chile no está ausente de este interesante espacio de papel (Rompiendo el Silencio Magazine marca un hito en el papel ilustrado nacional).

Si bien este espacio es nuevo para nuestra diversidad homochilensis, viene siendo ocupado desde hace mucho, en países como Estados Unidos, donde parece haber una revista distinta para cada segmento gay de la comunidad total.

A este paso, las minorías generan nuevos segmentos, dentro de su espacio ya segmentado de la sociedad.
Y son tantos los segmentos posibles, ya sea de edad, gustos musicales, estéticos, y un sin fin de diferenciaciones de toda índole, que el término "minoría" parece adoptar un lugar más ambiguo y menos representativo de lo que solía ser antes.

Ahora todos pertenecemos a una minoría específica, por menos o más específicos que seamos. El mundo de lo visual, ha logrado un desarrollo tan misceláneo, que usemos lo que usemos, leamos lo que leamos, tendremos un pequeño distintivo apuntando a nuestra descripción personal.
Y el pequeño kiosko de la esquina, se hace cada vez más pequeño para soportar tanta variedad magazinesca en sus pequeñas paredes de acero.

Es interesante como esta inexorable diferenciación, funciona tan complejamente como en la ciencia celular. Lo general debe, siempre, especificarse sino nunca será atendido seriamente... porque simplemente, no sobrevivirá en un mundo que se aleja de lo uniforme masivo, para caer en lo uniforme particular.

Esta especificidad no indica una desaparición de las masas, sino que una complejización de éstas.

Sigue existiendo público, pero mientras más miscelánea es la oferta más lo es la demanda. Y viceversa.

Lo contradictorio del fenómeno, y sin duda lo más llamativo, es que mientras más queremos ser "otros" totalmente "distintos", más nos parecemos entre nosotros mismos. Menos son las distancias entre las aparentes "grandes diferencias" como entre un homosexual y un heterosexual.

Por mí: que siga floreciendo la semilla "homomagazinesca" en el mundo y en nuestro país. Un 10 para RS Magazine.

2 comentarios:

Consu dijo...

buen artículo, Anto... y ya se viene luego el segundo número de RS, con mis dos amores platónicos en la portada! (las actrices que hacían de Lucrecia y Herminia en el señor de la querencia x))))

LESBOH dijo...

una amiga me dijo que me parecia a Lucrecia... no me podia dar un mejor piropo que ese!!!

Escucha la Entrevista de "LESBOH en La Guinda de la Torta"

Visita el Podcast "La Guinda de la Torta"